Soy Lourdes Ortega y todo esto comenzó con mi propia necesidad de tener ropa hecha con materiales de calidad, ropa más individual, hecha teniendo en cuenta mi personalidad y forma física. No soy gran seguidora de la moda y tendencias, me visto como me apetece en el momento, prestando más atención a la comodidad, a la estación del año, el día, situación y actividad.

La costura es una actividad relativamente nueva para mí. Empezó en 2008 cuando mi profesión (diseño interior o arquitectura de interiores) se quedó un poco estancada en esta parte del mundo gracias a la famosa crisis que ha afectado a todos. Decidí sacar la máquina de coser del armario, la cual no sabía como usar muy bien en aquellos tiempos e hice mi primera falda. En 2010 decidí que quería saber más como hacer ropa y comencé un curso profesional de dos años como técnico de confección.

Se abrió un nuevo mundo profesional que en realidad no era tan nuevo, era otro tipo de arquitectura, era la arquitectura del cuerpo, espacio que hay que cubrir con otros tipos de materiales. La sastrería especialmente es la tapicería del cuerpo, corrigiendo la forma mediante el buen uso de estructura, método y tejido. Pero esto se puede aplicar a todas las prendas para conseguir esa calidad de fabricación y forma.

El servicio que ofrezco es por tanto para las personas que buscan esa calidad e individualidad. Una forma más sostenible de vestirse, algunos de los nuevos conceptos en estos momentos lo llaman “slow fashion” (literalmente “moda lenta”) o “clothes on demand” (ropa a demanda”), ropa no solo fabricada lentamente y cuando existe una necesidad que puede ser funcional, estética, etc., pero también lenta en quedarse obsoleta y consecuentemente basura.

A parte del servicio de ropa hecha a medida también tenemos tejidos de buena calidad a la venta para las personas a las que les gusta la costura.

Para más información contactarme en info@lourdesortega.com